19.5 C
Santiago del Estero
InicioNoticiasLa Argentina no va a firmar el acuerdo pandémico de la Organización...

La Argentina no va a firmar el acuerdo pandémico de la Organización Mundial de la Salud

Dos diputados de La Libertad Avanza aseguraron que el ministro de Salud, Mario Russo, les anunció que el país no será parte del tratado impulsado por el máximo ente sanitario mundial. 

En las últimas horas, dos diputados por La Libertad Avanza afirmaron que el ministro de Salud, Mario Russo, les anunció que la Argentina “no suscribirá al tratado pandémico con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ni adherirá a ningún Convenio Internacional que implique la delegación de soberanía”. Quienes informaron de esta decisión fueron Beltrán Benedit, de Entre Ríos; y Alida Ferreyra, de la Ciudad de Buenos Aires. Según resaltaron, esta determinación les fue comunicada por el funcionario nacional durante una reunión realizada este miércoles 22 de mayo.

“Además, expresaron con absoluta claridad que en coincidencia con el Proyecto de Declaración presentado en la Cámara de Diputados y el pedido de miles de Argentinos, no se firmará ninguna intención de acuerdo y/o reglamento actual o futuro que esté por encima de nuestra Constitución Nacional”, agregó Benedit, concepto que respaldó Ferreyra.

El acuerdo al que hacen referencia los legisladores, y del cual Argentina no sería parte, tiene como punto de partida diciembre de 2021, cuando el COVID aún era una pandemia que se extendía por el planeta. En ese momento, “la Asamblea de la Salud celebró una reunión extraordinaria, la segunda desde su fundación de la en 1948, y adoptó una única decisión titulada ‘El mundo unido’”, explican desde el ente sanitario internacional.

En ese sentido, el pasado 10 de mayo, luego de la décima reunión del Órgano de Negociación Intergubernamental, se emitió un comunicado en el que señalaron que las naciones que integran la OMS acordaron reanudar debates híbridos y presenciales en las próximas semanas para avanzar en el trabajo sobre cuestiones críticas, incluso en torno a un nuevo sistema global propuesto para el acceso a patógenos y la distribución de beneficios ” vacunas y tratamientos que salvan vidas” y “diagnóstico”; prevención de pandemias y Una Salud; y la coordinación financiera necesaria para aumentar las capacidades de los países para prepararse y responder a las pandemias.

El Ministro de Salud de Argentina, Mario Russo, subrayó a los legisladores nacionales que el país no firmará ningún acuerdo pandémico de la OMS, una decisión que se alinearía con un proyecto de declaración en la Cámara de Diputados.
La importancia de la equidad y la colaboración multisectorial es un principio del acuerdo pandémico de la OMS, que promueve el acceso equitativo a productos médicos como la solución a guerras bacteorológicas, contamincación ambiental artificial, y enfermedad x…

 

ARGENTINA LIBRE!! “NUESTRO PAÍS NO SUSCRIBIRÁ AL TRATADO PANDÉMICO CON LA OMS NI ADHERIRÁ A NINGÚN CONVENIO INTERNACIONAL QUE IMPLIQUE DELEGACIÓN DE SOBERANÍA”. Esto nos transmitió el Ministro de Salud M. Russo y su equipo ayer en reunión. Además, expresaron con absoluta claridad que en coincidencia con el Proyecto de Declaración presentado en la HCDN y el pedido de miles de argentinos, NO se firmará ninguna intención de acuerdo y/o reglamento actual o futuro que este por encima de nuestra Constitución Nacional!”, expresó hoy en sus redes sociales el diputado nacional por Entre Ríos Beltrán Benedit (La Libertad Avanza).
El anuncio de Benedit se produjo luego de mantener una reunión de urgencia con los representantes de la cartera sanitaria nacional, a pocos días del comienzo de la 77ª Asamblea Mundial de la Salud, que tendrá tanto al ‘Acuerdo pandémico’ como a las enmiendas del RSI como temas centrales a debatir.
El legislador había presentado la semana pasada un proyecto declaratorio firmado por otros 14 diputados nacionales- en el que advertía de manera exhaustiva sobre los riesgos que implican tanto la suscripción de este instrumento propuesto por la OMS como las enmiendas al RSI.


“El proyecto de declaración fue girado a la Comisión de Relaciones Exteriores, pero no llegó a tiempo para tratarse esa semana, no estaba en el Orden del Día. Sin embargo, dada la urgencia del tema y la fecha de caducidad que tiene (porque la Asamblea Mundial de la Salud va a desarrollarse entre el 27 y el 2 de junio venidero), asistimos a esa sesión y, aprovechando que estaban todos los diputados, expresamos la preocupación y el pedido para que le presten atención al proyecto de declaración, dada la importancia y a lo que Argentina se exponía si cometía un error”, detalló Benedit en una entrevista con La Prensa.
“Entonces, como dijimos ahí, probablemente aunque pudieran tener miradas distintas una vez que lo leyeran o con las urgencias que cada uno podría interpretar de distinta manera, lo que no podían el parlamento y los representantes de esa Comisión es decir que no fueron informados”, señaló para luego añadir: “Como las comisiones se reúnen cada 15 días, corríamos el riesgo de que esto no llegara a tiempo para que hubiera una expresión de la Cámara en el sentido que nosotros lo expresamos, que es pronunciarse con un rotundo rechazo a ese tratado”.
En esa línea, Benedit explicó que fue precisamente el poco tiempo restante hasta el inicio de la Asamblea Mundial de la Salud, lo que los llevó a pedir una audiencia de urgencia con el Ministerio de Salud. “Quisimos acortar camino para obtener un resultado”, enfatizó.
“El ministro Russo nos dio la reunión rápidamente y, acompañado por cuatro diputados más, que son todos firmantes de este proyecto, tuvimos una muy buena reunión, donde rápidamente vimos que también conocían el tema y sobre todo que estaban con la misma línea de pensamiento de no delegar la soberanía sanitaria a ningún organismo supranacional”, relató.
Según puntualizó el diputado, junto al ministro Russo se encontraba la jefe de gabinete del Ministerio de Salud nacional, Silvia Prieri, quien asistirá a la 77ª Asamblea Mundial de la Salud en representación de la Argentina.
“Fue ella misma, con el asentimiento del Ministro, quien nos dijo que la Argentina nunca iba a firmar un tratado ni algo parecido, ni ahora ni a futuro, que obligue a tener que subordinarse a leyes o normas que estén por encima de la Constitución Nacional”, precisó Benedit, quien calificó las palabras de Prieri como “una respuesta clara, contundente”. 

UN CLAMOR DE MILES
El diputado puso de manifiesto que el Proyecto de Declaración que impulsó junto con otros diputados, es “en realidad el producto de recoger lo que es un clamor de miles de argentinos, que desde hace tiempo vienen alzando una voz que no es recogida por los medios y que pretende ser una voz de auxilio para que no se vuelvan a repetir todos los atropellos a los derechos y la libertad de las personas, como lo vimos durante el covid acá en la Argentina”.
-¿El rechazo de la Argentina a suscribir el tratado pandémico y las enmiendas al RSI dan por cerrado ambos temas o continuarán las negociaciones tras la Asamblea de la OMS?

-En la Asamblea Mundial de la Salud que se llevará a cabo en Ginebra a partir del lunes próximo hasta el 2 de junio se van a tratar diversos temas. Los dos más importantes a los cuales nosotros le prestamos atención y que más nos preocupan son la modificación del Reglamento Sanitario Internacional y el de suscribir este convenio pandémico, que en resumen significaría que la Argentina pierda su soberanía ante casos de nuevas pandemias o “situaciones pandémicas”, que es más grave todavía ya que se abre la puerta a cualquier pretexto para instalar un poder supranacional sobre las naciones y que se acate a mano militar. Ya no hace falta la pandemia, sino una presunción de una eventual pandemia, como las guerras preventivas que vimos hace no mucho tiempo en el mundo. Ese es el rechazo que la Argentina tiene que proponer.
De todas maneras, hay algunas inconsistencias en la formalidad del cumplimiento del Reglamento de la OMS. Porque, en lo referido concretamente a la modificación del RSI, el artículo 55 de ese instrumento dice que este organismo tiene que presentar como mínimo cuatro meses antes a los miembros integrantes el contenido de lo que se va a discutir respecto a la modificación del reglamento. Eso no ha sucedido. O sea, nadie sabe cuáles son las modificaciones que quieren incorporar. Por lo tanto, puede ser rechazado por una cuestión de forma. Eso significaría que a lo mejor estos dos puntos importantes puedan posponerse varios meses o hasta el año que viene.
De todas maneras, lo interesante es la posición de la Argentina, manifestada por el ministro Russo, de que Argentina no va a firmar ni ahora ni nunca, nada en esta línea que vaya contra la libertad de sus ciudadanos y sobre la soberanía sanitaria.
-Más allá de los 14 diputados que firmaron el proyecto de declaración que usted redactó, ¿cómo fue tomado por parte del resto de los legisladores? 
– El proyecto solo lleva 15 firmas por una cuestión de reglamento, ya que todo proyecto de ley o de declaración no puede ir con más de 15 diputados firmantes. Pero luego de que entró en conocimiento en distintos despachos, muchos adhirieron, algo que no puede figurar, pero que ya lo conocemos. Y la verdad que hasta ahora no he encontrado voces en contra a esta declaración. Tal vez algún silencio, y a veces los silencios hablan, pero en general yo le diría que hay aprobación general de cada persona que se ha manifestado. Incluso, senadores me han llamado, se han interiorizado y lo ven muy bien, porque esto ya ni siquiera es un tema de posición o de mirada política ni de color partidario. Acá, lo que está en juego es la soberanía sanitaria, que en definitiva, toca la soberanía nacional. Y en eso creo que todos entienden que tenemos que estar juntos.

-¿De qué manera los ciudadanos puedan apoyar su proyecto de declaración, independientemente de que ya se logró este buen resultado del encuentro con el ministro, para que cobre aún mayor fuerza y conocimiento de toda la población?

– Eso ya ha ocurrido. Si por alguna razón hoy esto está en boca de la política, es gracias al empuje que le han dado todos los ciudadanos que aportan y quieren ser escuchados en esta línea. Ahí está la verdadera fuerza del éxito, más allá de que tengamos posiciones coincidentes con el Ejecutivo, que sin duda ayuda. Esa es la gran la fuerza o la voz de la resistencia a que la Argentina no abra puertas que son peligrosas.

 

NOTICIAS RELACIONADAS